Agregar a Mis Favoritos...
 
 
 
 

 

 

ARTES PLÁSTICAS

PINTURA MURAL DEL TEMPLO DE TURMEQUE

PARA ENTENDER MEJOR EL ARTE DEL TEMPLO [1]

 

Después de un período de decadencia debido a las invasiones, la pintura en los muros surge con fuerza en el periodo románico, pero fue en el renacimiento cuando llegó a su cima. Pintores como Miguel Ángel y Rafael, entre los más conocidos, revolucionaron el mundo de la época con la pintura mural, como fue el caso de la Capilla Sixtina. Luego el barroco desarrolla técnicamente aquellas formas y gustos que coinciden con su época, para ir decayendo al final del período (Palacio Real, Madrid). Pero será en el siglo XX cuando la pintura mural se renueve totalmente: se recupera la técnica de la pintura al fresco (A. Arteta) y se experimenta con nuevos soportes como cemento, hormigón, materiales sintéticos,... sobre los que se emplean pinturas acrílicas, vinílicas, silicatos, emulsiones, etc., entrando en mundo desconocido hasta el momento.

Además del soporte antes mencionado, un segundo soporte o preparación es la capa de revoco o sea la mezcla de cal y arena u otro material análogo que sirve para enlucir cualquier paramento que protege al muro y que es la base de fijación de la pintura mural. Este enfoscado de mortero o preparación, era aplicado al muro en varias manos. La primera mano estaba compuesta por una masa gruesa y basta de arena y cal (arriccio), cuya función era adherirse bien al muro y servir de cama a una segunda capa mucho más delgada, compacta y rica en cal (intónaco), que servía de base a la pintura.

RETABLO [2]

Conjunto de grandes dimensiones situado detrás del altar, construido frecuentemente en madera dorada y policroma. Pueden ser escultóricos (sólo escultura) con relieves y bulto redondo, pueden ser pictóricos, sólo pintura y frecuentemente mixtos. Por tanto, son obras multidisciplinares, ya que en ellas colaboran arquitectos, escultores, estofadores y doradores. Constan de un banco cuyos márgenes pueden ser independientes del tema general del retablo y el conjunto se puede dividir en calles generales o en cuerpos horizontales. El elemento que sobresale se llama espina o ático y suele estar ocupado por el tema del Calvario: Jesucristo crucificado. Todo el conjunto se protege con una moldura llamada guardapolvos.

CLASES DE PINTURA

Fresco: pintura sobre el paramento reciente, con colores disueltos en agua. Óleo: es el sistema de pintura en que los colores se mezclan con aceite secante. Acuarela: tiene como característica fundamental los materiales que la componen, como son los segmentos con goma de gran disolubilidad y cuyo único vehículo es el agua. Pastel: consiste en barritas secas que se dejan en trazos sobre el papel. Temple: pintura con colores que se disuelven previamente en cola. Encáustica: si los colores se mezclan con cera derretida

Soporte es el tipo de muro (tocho, piedra, maón...) o de estructura metálica móvil que se utiliza como base para la creación de las pinturas murales al fresco.

Enlucido es el tipo de revoque que se aplica sobre el soporte (muro o panel metálico) para prepararlo antes de pintar. Normalmente se aplican de dos a tres capas de mortero de diferente calidad y cantidad.

PINTURA AL FRESCO

La Pintura mural puede ser al fresco, que es la que se aplica sobre una pared preparada con un enlucido todavía húmedo (para que los pigmentos aplicados sean aglutinados y absorbidos por la carbonatación de la cal) y diluidos los colores con agua pura. El procedimiento del fresco se basa en aprovechar la propiedad que posee la cal de formar, unida a la arena y al agua, una capa en cuya superficie penetran los colores, y al secarse, quedan fijados volviéndose insolubles al agua.

También puede ser pintura a seco, que es toda pintura ejecutada sobre una preparación o revoco seco y cuyos pigmentos se fijan al muro por medio de un aglutinante en el que van disueltos o mezclados. Los aglutinantes más comunes han sido cal, témpera y óleo.

La mixta se da cuando la base de pintura mural está realizada al fresco y es completada o finalizada a seco.

LA CAPILLA SIXTINA [3]

Puesto que hemos mencionado que al Templo de Turmequé, con sus frescos, se le conoce ahora como la Capilla Sixtina del País, (algunos le dicen también la Capilla Sixtina de América) conviene conocer generalidades sobre ella. En todo el mundo se conoce tanto por ser la sala en la que se celebra el cónclave y otras ceremonias oficiales como las coronaciones papales, como por haber sido decorada por Miguel Ángel. Se encuentra a la derecha de la Basílica de San Pedro, después de la Scala Regia y originalmente servía como capilla al interior de la fortaleza vaticana.

La Capilla Sixtina debe su nombre al Papa Sixto IV della Rovere (pontífice desde 1471 hasta 1484) quien hizo reestructurar la antigua Capilla Magna entre el año 1477 y el 1480. La decoración del S. XV de las paredes incluye: las falsas cortinas, las Historias de Moisés (paredes sur-entrada) y de Cristo (paredes norte-entrada) y los retratos de los Pontífices (paredes norte- sur-entrada). Fue realizada por un equipo de pintores formado originariamente por Pietro Perugino, Sandro Botticelli, Domenico Ghirlandaio, Cosimo Rosselli, coadyuvados por sus respectivos talleres y por algunos de sus colaboradores más estrechos entre los que destacan Biagio di Antonio, Bartolomeo della Gatta y Lucas Signorelli. Sobre la bóveda, Pier Matteo d'Amelia pintó un cielo estrellado. La realización de los frescos tuvo comienzo en 1481 y se concluyó en 1482. A esta época se remontan también las siguientes obras en mármol: el tranqueo, el coro, y el escudo pontificio encima de la puerta de entrada. El 15 de agosto de 1483 Sixto IV consagró la nueva capilla a la Asunción de la Virgen.

Julio II della Rovere (pontífice desde 1503 hasta 1513), sobrino de Sixto IV, decidió modificar parcialmente la decoración de ésta, confiando el encargo a Miguel Ángel en 1508, quien pintó la bóveda y los lunetos, en la parte alta de las paredes. En octubre de 1512 el trabajo había terminado y el día de Todos los Santos (1° de noviembre), Julio II inauguró la Sixtina con una misa solemne. En los nueve recuadros centrales se hallan las Historias del Génesis, desde la Creación hasta la Caída del hombre, el Diluvio y el renacer de la humanidad con la familia de Noé.

LA CAPILLA SIXTINA MAYA

Se tiene conocimiento también de otra Capilla Sixtina en América india que llaman la Capilla Sixtina Maya pero, comparada con la de Turmequé, se puede ver que tiene grandes diferencias de magnitud: 9 metros de ancho el de la Maya, contra 520 metros cuadrados (m2) de las pinturas de Turmequé. Arqueólogos descubrieron esa espectacular obra de arte realizada por los mayas hace más de 2.000 años. En el mural está narrada la creación del mundo de acuerdo con la mitología maya y la coronación de un rey. Fue hallado cerca de la tumba real más antigua de esa cultura en la selva de Guatemala y la han dado en llamar la Capilla Sixtina Maya.

El mural narra la creación del mundo de acuerdo a la mitología maya.

Fue descubierta por casualidad hace cuatro años por el arqueólogo William Saturno, de la universidad de New Hampshire, cuando se metió en una zanja abierta para cubrirse del sol.

_________________________

1. Con base en textos de www.arqhys.com, http://es.wikipedia.org, http://www.gipuzkoakultura.net, http://news.bbc.co.uk y http://www.artehistoria.com

2. Con base en textos de http://es.wikipedia.org

3. Ilustraciones y adaptación del texto de: http://www.elcolombiano.com, http://www.ed-dolmen.com y http://news.bbc.co.uk.

 
 

 

ESTA PÁGINA ES POSIBLE GRACIAS A:

 

 

 

 
 
   
 
Investigación: EUFRASIO BERNAL DUFFO, I.G. - Diseño y Desarrollo: VICTOR MANUEL BUITRAGO TELLEZ. Derechos Reservados®2008