Agregar a Mis Favoritos...
 
 

 

 

   

 

PERSONAJES

DIEGO DE TORRES Y MOYACHOQUE

LECTURAS

 

Los caciques boyacenses

Por CARLOSE

(Publicado en su columna de El Tiempo titulada “Desde Boyacá”, Octubre 5 de 1991).

No se trata de ningún político de los que abundan en mi departamento. Retrocedo casi 500 años, para exaltar las figuras de dos jóvenes indígenas boyacenses, los caciques de Tibasosa y Turmequé. Sobre el primero, hijo natural del encomendero Francisco de Silva y de la hermana mayor del cacique de Tibasosa, escribió hace pocos días en El Tiempo, nuestro “Cacique” máximo americanista Germán Arciniegas.


Me refiero es al cacique de Turmequé, mi antepasado don Diego de Torres y Moyachoque. Hijo de don Juan de Torres y de la hermana mayor del cacique de Turmequé. Mi requetetarabuelo don Juan de Torres vino de España dejando allá a su legítima esposa. Y siendo encomendero se “arrejuntó” con Catalina Moyachoque y les nació en Tunja don Diego. La vida de este personaje es de verdadera película, pues siendo hijo de padre español y madre indígena, en su juventud se convirtió en un valeroso líder en defensa de sus hermanos los chibchas. Y se enfrentó hasta con su propio padre, defendiendo a los indígenas de la tremenda y cruel persecución de los españoles. Y por su lucha, la Real Audiencia de Santafé lo condenó a la horca. Logró fugarse y se fue a España para darle a conocer el Rey Felipe Segundo la cruel situación de los indígenas americanos. Y viajó -no propiamente en Avianca o Iberia- sino en un recorrido lleno de aventuras y perseguido por la Real Audiencia. Se embarcó en Cartagena y el navío zozobró cerca de Santo Domingo.

Después de dos o tres años llegó a España. Y lo recibió Felipe Segundo, a quien le entregó un extraordinario memorial de agravios. El primero en la historia y que se puede leer en el famoso libro de Ulises Rojas, que lo consiguió en el Archivo de Indias de Sevilla. El Rey lo atiende y da las órdenes para que sus conquistadores no martirizaran más a los indios. Pero al regresar feliz don Diego de Torres de haber sido oído por el Rey, encontró que las autoridades lo persiguieron con más furia, por haber ido a dar quejas al monarca. Lo volvieron a condenar a muerte y de milagro volvió a fugarse y nuevamente se fue para España a seguir trabajando en defensa de sus gentes americanas. Fue el primer defensor de los derechos humanos y esperando una segunda entrevista con Felipe Segundo, murió muy joven en Madrid en donde reposan sus restos. Cuatro siglos después la misma sangre de Torres se rebela contra las injusticias sociales en el Padre Camilo Torres Restrepo. [1]

____________________

1. En realidad la comparación no es afortunada,  pues al Cacique de Turmequé, a pesar de la cruel y constante persecución que sufrió y las injusticias que padeció, jamás se le conoció un acto de violencia, nunca instigó contra la autoridad del Rey y mucho menos empuñó un arma. (Nota del creador del Portal)

 

Documentos relacionados con don Diego Torres y Moyachoque

 

ESTA PÁGINA ES POSIBLE GRACIAS A:

 
   
 
Investigación: EUFRASIO BERNAL DUFFO, I.G. - Diseño y Desarrollo: VICTOR MANUEL BUITRAGO TELLEZ. Derechos Reservados®2008