Agregar a Mis Favoritos...
 
 
 

 

FUNDAMENTOS TEÓRICOS

CONCEPCIONES DE GEOGRAFÍA CULTURAL

La geografía es una ciencia autónoma, pero aglutina a muchas otras ciencias, tanto naturales como sociales, puesto que sus objetos de estudio son muchos y muy variados. Estudia modos de organización del espacio terrestre, distribución de las formas y de las poblaciones. Implica descripción y explicación de los fenómenos y sus interrelaciones. El geógrafo localiza y sitúa el objeto de su estudio, describe y define las formas, analiza su disposición en el espacio, su repetición, su similitud y su originalidad. Clasifica y expresa el objeto de su estudio según una escala determinada. Es una ciencia en la medida en que los elementos que percibimos son examinados y medidos.

Aplicar el marco de la geografía cultural a este trabajo, tal como lo pueden indicar las grandes corrientes del pensamiento geográfico no es nuestro propósito. Simplemente queremos enmarcarlo dentro de una tendencia en que se resaltan las manifestaciones culturales de individuos o pueblos en relación con sus lazos geográficos y su ubicación en el territorio. En este caso, hacemos nuestras las palabras del connotado geógrafo español Alberto Luís Gómez [1], al afirmar: “nos situamos al lado de autores que pretenden realizar más una historia profana que una «Historia Sagrada» de la geografía.

El mismo Gómez expresa las dificultades en los intentos que a lo largo de la historia se han dado para la clarificación conceptual, pues “los términos han sido utilizados de muy diversas maneras. Así Hottes (1973) nos dice que la geografía cultural correspondería a la totalidad de la geografía humana sin la antropogeografía física, lo cual no es compartido por Wirth, pues quisiera verla incluida en la misma. Schoeller considera como concepto superior el de geografía cultural y Bartels, en su trabajo de habilitación a cátedra, y pese a partir del concepto de antropogeografía, intenta refundamentar la geografía humana dentro del ámbito interdisciplinario de las ciencias sociales, usando el término de Geographie des Menschen, y, posteriormente, el de Wirtschafts und Sozialgeographie”.[2]

Gómez, haciendo un recuento histórico, manifiesta que “El concepto de geografía cultural se trata como una novedad en la geografía anglosajona y francesa, pero en la geografía hispana y alemana es un concepto consustancial a la Geografía humana.

Su máximo representante es Carl O. Sauer (años 20 y 30 del Siglo XX) y sus alumnos de la escuela californiana. En Alemania, sobre todo tras la segunda guerra mundial, la idea se asume con naturalidad. Los máximos representantes son Schultze y Bobek. En Italia destacan Biasutti y Sestini, en Francia desde Max Sorré a Paul Michotte, Philippe Pinchemel y Paul Claval. Pero ya Max Sorré superaba los conceptos de Geografía cultural.

Así pues, no está por demás recurrir a estos autorizados conceptos para tratar de deducir el por qué del perfil cultural de la geografía que se intenta en este trabajo, sobre todo para salir al paso a quienes puedan considerar que no hay geografía cultural mientras no haya referencia a grandes transformaciones del paisaje y el entorno debidas a la acción del hombre. En este caso, nuestra posición es clara en el sentido de considerar que, por ejemplo, un puente, producto de la acción del hombre transforma el paisaje, mientras una poesía no causa ningún efecto sobre aquel, pero privilegiamos la poesía porque transfora el espíritu.

________________

1. GÓMEZ, Alberto Luís, La Geografía Humana: ¿De Ciencia de los Lugares a Ciencia Social?, en Revista Geo-crítica, Año VIII, Número: 48, Universidad de Barcelona, Barcelona, 1983.

2. GÓMEZ, Alberto Luís, Ob. Cit.

 

 
 
ESTA PÁGINA ES POSIBLE GRACIAS A:

   
 
Investigación: EUFRASIO BERNAL DUFFO, I.G. - Diseño y Desarrollo: VICTOR MANUEL BUITRAGO TELLEZ. Derechos Reservados®2008