Buscador

Síganos en


Alto Turmequé


.

Cacique de Turmequé

.


.

 

Usted está en: Temas generales / Aspectos Físico-bióticos / Hidrología

.  

                                                         HIDROLOGÍA

.

 

"Con la población del mundo duplicándose cada cuatro décadas, los recursos hidráulicos se están volviendo uno de sus más importantes caudales. El agua es esencial para el consumo humano, la salud y la industria; es un medio importante de transporte y un factor de significación para fines recreativos. Aún tratándose de un recurso tan valioso, sin embargo constituye o puede ser un peligro, y el agua en forma de avenidas, causa daños sustanciales y pérdidas de vidas en todo el mundo. El agua está desigualmente distribuida en el globo terrestre, y su disponibilidad en cualquier sitio cambia grandemente, con el tiempo. Finalmente, al usar este recurso, el hombre contamina la mayor parte del agua dulce disponible en forma tal de no poder ser utilizable para muchos o para todos los tipos de uso"

.

Linsley y Franzini  

.

Los ríos que bañan a Boyacá pertenecen a la vertiente del Caribe y a la vertiente Oriental de Colombia. A estas vertientes es conducido todo el drenaje por intermedio del río Magdalena principalmente, al cual llega un sinnúmero de afluentes y subafluentes.  

.

Como importante recurso hidrológico debe considerarse además el Lago de Tota, notable masa de agua incrustada en la cordillera, a más de 3.000 msnm.  

.

PRINCIPALES HOYAS Y CUENCAS HIDROGRÁFICAS  

.

Las hoyas hidrográficas del departamento no han sido estudiadas en sus aspectos hidrométricos y morfométricos, excepto unas pocas, que lo han sido debido a proyectos específicos.  

.

En vista de esta circunstancia solamente pueden presentarse los datos de las hoyas estudiadas y otros fácilmente determinables y ajustadas a las características de una monografía.  

.

Hoya del Río Magdalena

.

La Hoya del Río Magdalena comprende buena parte del territorio boyacense, desde la divisoria de aguas marcada por la cordillera oriental de Colombia hacia el occidente y en el trayecto comprendido entre la boca del río Negro y la del Ermitaño. 

.

El mayor afluente del Magdalena, después del Cauca, es el río Sogamoso que, aunque no pertenece enteramente a Boyacá, si tiene parte de su hoya en el departamento. Al río Sogamoso lo forman, por una parte, el río Suárez, que nace en la laguna de Fúquene, y por otra el río Chicamocha, formado por los ríos Toca, que nace cerca de Tunja. 

.

Otro curso de agua que desemboca al Magdalena (por intermedio del río Carare), es el río Negro, el cual sirve de límite entre Boyacá y Cundinamarca en el trayecto comprendido desde la confluencia con el río Guaguaquí hasta el sitio en que entrega sus aguas.  

.

El río Minero, que también lleva sus aguas al Magdalena, penetra en territorio boyacense hacia el SE de Muzo y corre formando un valle que separa la llamada Serranía de las Quinchas de la meseta de Chiquinquirá. La hoya del río Minero, tomada en cuenta hasta la confluencia con el río Carare, es de aproximadamente 3.300 kms2, la mayor de los cuales pertenece a Boyacá. 

.

El río Moniquirá nace hacia el Sur de Samacá y sigue un recorrido Sur-Norte hasta ir a formar el río Suárez, en el límite de Santander con Boyacá. Su hoya, toda dentro de este departamento, tiene una extensión de 1.175 kms2. 

.

El Río Chicamocha es uno de los más importantes cursos de agua del departamento, al cual recorre en dirección SO-NE. Su hoya se caracteriza por la intensiva explotación agrícola y ganadera y por determinar la región más próspera del departamento.  

.

Cuenca del Lago de Tota[1]

. 

La cuenca hidrográfica del Lago de Tota es una de regiones más pintorescas e interesantes de Colombia ­desde todos los puntos de vista: físico, humano, económico, etc. La belleza escénica del Lago y su riqueza ictiológica hacen de él un sitio de grandes posibilidades turísticas. Así mismo, su caudal de embalse natural y su posición privilegiada con respecto a los valles de Iza, Firavitoba y Chicamocha presenta de por sí un factor de gran importancia para el desarrollo urbano, agropecuario e industrial de estas comarcas.

 

.

Las leyendas y relatos fantásticos a que ha dado lugar el Lago de Tota son innumerables y se remontan hasta los etnogénicos tiempos de Bachué y Lavaque. 

.

Los reconocimientos serios de esta gran masa lacustre se iniciaron hace poco más de un siglo, cuando el gener­al Codazzi organizó la primera expedición científica a sus aguas. Otros viajeros del siglo pasado que se interesaron en el Lago y de los cuales se conservan algunos escritos fueron Miguel Triana y Manuel Ponce de León (1888). De la primera mitad del presente siglo cabe destacar el estudio sobre la geología de la región del Lago, adelantado en 1928 por Emil Groose, el cual tiene, así mismo, el interés de presentar el primer mapa más o menos preciso de los contornos del Lago. En los últimos 30 años, el Lago de Tota ha sido motivo de varios estudios, especialmente encaminados hacia su aprovechamiento y conservación; entre ellos cabe citar los estudios hidrológicos elaborados por la firma norteamericana R. J. Tipton para Acerías paz del Río, y el primer estudio integral de la cuenca hidro­gráfica del Lago de Tota, elaborado por el INDERENA en los años 1971/73 bajo la dirección del autor de este libro. 

.

El aprovechamiento económico del Lago de Tota se inició en el año 1928 cuando, por iniciativa privada se construyó a través del Boquerón de Cuítiva el primer túnel de derivación de sus aguas con destino a la irrigación de tierras en la hacienda La Compañía (de los hermanos Sánchez) en el Valle de Iza. Así mismo, en 1939 se iniciaron las actividades piscícolas que tan buenos resultados han producido.

.

Hacia el año 1952, la Empresa siderúrgica Acerías paz del Río compró el túnel  de Cuítiva a la hacienda La Compañía y aumentó su eficiencia mediante la incorporación de sifones; a través de estas obras se benefician del Lago de Tota, además de Acerías, varios acueductos municipales, otras industrias y un buen número de usuarios agrícolas y ganaderos. 

.

El Decreto-Ley 1111 de abril 29 de 1952, facultó o Acerías paz del Río para usar las aguas de Tota conforme a sus propósitos; en virtud de estas excepcionales atribuciones, únicas en la historia del uso de las aguas en el país, hacia el año de 1960, la Siderúrgica construyó las obras de desviación del río Olarte al Lago, conjuntamente con un muro aliviadero en el Desa­guadero, con el fin de aumentar el caudal aprovecha­ble del Lago y elevar el nivel de sus aguas.

.

La puesta en servicio de estas obras provocó inun­daciones en las tierras agrícolas planas de Aquitania, ocasionando ingentes pérdidas a los agricultores, lo cual obligó a suspender indefinidamente la derivación del río Olarte. En 1968 el Congreso de la República aprobó la Ley 84 de diciembre 30, ordenando la eleva­ción del nivel del Lago en dos metros por encima del nivel alcanzado en enero de 1966 y la expropiación de la franja de tierras que así se inundaría, junto con una franja adicional destinada a protección del Lago y com­prendida entre el anterior nivel de inundación y una cota de dos metros más por encima del mismo. Esto equivaldría, según cálculos recientes, a expropiar 700 hectáreas (500 para inundación y 200 para protección) de entre las 1.500 hectáreas de las ubérrimas tierras de Aquitania, con el fin de aumentar el volumen del em­balse y bajo el pretexto de "protegerlo" aumentando sus recursos hídricos; según esta Ley se debe proceder también a la construcción de la Central Hidroeléctrica de Cuítiva. La aplicación de esta Ley no ha sido posi­ble debido a graves inconvenientes que presenta, tanto en el orden técnico y económico, como en el orden jurí­dico y, por sobre todo, en el orden social y político.

.

Con la creación del Inderena, esta entidad recibió a partir de 1969 la administración del Lago de Tota, con todo un cúmulo de problemas relativos al manejo do sus principales recursos: aguas, suelos y peces. En 1974, Acerías Paz del Río terminó la construcción de un nuevo túnel en Cuítiva, con una capacidad de deri­vación mayor que la del antiguo túnel. En los primeros meses de 1975, el Inderena se obligó a desviar en for­ma provisional el río Olarte al Lago, debido a que el nivel de este último había descendido más de lo co­mún, amenazando dejar las obras de desviación de Cuítiva en seco (por encontrarse estas implantadas a una cota aún alta) a consecuencia del intenso vera­no que azotó a la región durante los últimos años (1973-74) y la gran sequía de los primeros meses de 1975, repitiendo así un ciclo pluvial ya antes registra­do con menor rigor en 1959, 1960 y 1961. 

.

El muy alto valor económico y social de los recur­sos existentes (aguas, suelos, peces) y la resonancia turística del Lago, lo han convertido en fácil presa de la politiquería y del caciquismo locales, estilo medieval, hasta el punto de haber logrado, de un lado, deformar categóricamente la realidad técnica y científica de sus recursos y, del otro, enfrentar intereses y comunidades usuarias, rompiéndose el diálogo e impidiendo el poder llegar a soluciones viables, naturales y simples, para los actuales conflictos.

.

Desde 1971, se adelantaró (Indere­na, Incora, Acerias Paz de Río, Ica, etc.) una serie de estudios sobre los recursos naturales de la cuenca y sobre los problemas y conflictos existentes en relación con su aprovechamiento, los cuales han per­mitido llegar a la conclusión de que es física y técnica­mente factible la conciliación de los intereses de todos los usuarios de Tota, con modestas inversiones y sin lesiones económicas ni humanas para ninguna de las comunidades involucradas en los problemas. 

.

Finalmente, ante la polémica sobre el peligro de su completa desecación, puede decirse que no existe un estudio batimétrico sistemático para establecer hasta qué punto los sedimentos depositados restan capacidad al embalse, ya que el registro de la diferencia de nivel que pueda presentarse no es suficiente para determinar el problema.  

.

BALANCES HÍDRICOS 

.

La relación entre la evapotranspiración potencial (cantidad de agua que sería evaporada y transpirada por la vegetación sobre un área en una unidad de tiempo, siempre y cuando estuviese disponible dicha cantidad) y la precipitación pluvial, nos determina el balance hídrico de una zona.  

.

Estos balances nos determinan el volumen y la distribución del agua necesaria para los cultivos y consecuencialmente el requerimiento de riego o drenaje. Las características climáticas del departamento hacen que tales recursos deban emplearse (uno u otro, o ambos) en la mayoría de las áreas de potencial agrícola.  



[1]   Basado en PÉREZ Preciado Alfonso, Tota, más que un lago es un conflicto, Colección Indispensable, Bogotá, 1975
 

PARA COOPERAR CON ESTA WEB

 

 

Su apoyo es muy valioso para que esta publicación tenga continuidad y sea cada día mejor.

.

Usted puede ayudarnos mucho...

.

- Enviando datos e imágenes fidedignas para complementar nuestro contenido.

.

- Agregando el enlace www.boyacacultural.com  o un Banner en su sitio.

.

- Incluyendo nuestro Portal como página de inicio

.

-Contratando la publicidad de su empresa u ofreciendo sus servicios, bien para incluir un enlace a su Web (más económico) o su aviso.

.

- Contratando la elaboración de su propia página bajo el dominio de la nuestra.

.

- Convirtiéndose en un Patrocinador o Benefactor mediante apoyo económico

.

- Solicite informes por el correo de “Contáctenos”,

.

CONTAMOS CON EL APOYO DE

 

 

 

 


.

 

Normalistas de Tunja

NORMALISTAS de Tunja