Buscador

Síganos en


Alto Turmequé


.

Cacique de Turmequé

.


.

 

Usted está en: Parnaso boyacense / Selección de poemas de Hernando Domínguez Camargo

.

          

SELECCIÓN DE POEMAS DE HERNANDO DOMÍNGUEZ CAMARGO

 

 

SAN IGNACIO DE LOYOLA

POEMA HEROICO

 

Libro Primero-Canto Primero (fragmento)


    BANQUETE

 

                        L II

Damascada pensión de los telares,

flamenca Aracnes descogió,

arrogante, entre hilados jazmines y azahares,

no menos blanco lienzo que fragrante.

Muró de crespas garzas, no vulgares,

sus orillas la mesa, en que arrogante,

crestado un lienzo sobre el otro,

hacía entallada de nieve cetrería.

 

                        L III

Sol un salero, confusión de estrellas,

desmembrado en sus piezas,

derramaba; y, rayo de oro la menor,

centellas en las nubes de lino fulminaba.

De opimos frutos y de flores bellas,

Amaltea sus cuernos trastornaba sobre los cedros,

que cansados gimen de las grandezas

con que los oprimen.

 

                        L IV
Rojo penda terliz, ya que no bello,
sobre el pico, ni adunco ni torcido,

o fuelle de zafir sople en su cuello
a su canto, ni arrullo ni gemido,
el ave que, en el hombro o el cabello,

ya del Inca es diadema, ya vestido;

que hospedando en sus arcas al oriente,

voló a la mesa desde el occidente.

 

L V

Mentida Isis en la piel, pudiera
acicalar en Argos el desvelo
de la que el tauro codició ternera,

por darle ilustre sucesión al cielo;

lasciva Parca de las flores era la que

(la luna el cuerno, el sol el pelo)

víctima cayó idónea, y dio la vida
por que pródiga fuese la comida.

 

                        L VI

Cuantas copias el gallo perezosas

(ceñido de rubí crespo turbante)

si bellas no, crestadas celó esposas,

gran turco de las aves arrogante,

tantas con quejas lamentó amorosas

( torcido el cuello, aun de la más amante)

cuando el estrago, que él lúgubre llora,

el fuego enrubia y el rescoldo dora.

 

                        L VII

Alma de las arterias de la sierra,

en blandas pieles Dédalo mentido,

aquel que en laberintos mil se encierra

en un taladro y otro que ha torcido

conejo, aun desde el centro de la tierra

espíritus le late al prevenido

can, que lo fía en el convite ileso,

en fe que es suyo el uno y otro hueso.

 

L VIII

Al que la leche le ministra pasto

(desvigorada la nerviosa pluma),

eunuco muere de las aves casto,

pájaro sea plebeyo, alado Numa;

el que el piélago al aire náda vasto,

en los platos es ya tan rara suma,

que al paladar su copia nunca vista

nuevas Indias de gula le conquista.

 

                        L IX

Aquel a cuya huella aun no vacila,

el jazmín que del aura ha vacilado,

y al ardiente clavel le despabila

las cenizas del alba no violado,

su muerte en el del can dentado Scila
el ciervo halló infeliz: pues, destrozado,

de aquello que le rompe el arrecife,

un plato y otro fue dorado esquife.

 

 

Siguiente >>

 

 

PARA COOPERAR CON ESTA WEB

 

 

Su apoyo es muy valioso para que esta publicación tenga continuidad y sea cada día mejor.

.

Usted puede ayudarnos mucho...

.

- Enviando datos e imágenes fidedignas para complementar nuestro contenido.

.

- Agregando el enlace www.boyacacultural.com  o un Banner en su sitio.

.

- Incluyendo nuestro Portal como página de inicio

.

-Contratando la publicidad de su empresa u ofreciendo sus servicios, bien para incluir un enlace a su Web (más económico) o su aviso.

.

- Contratando la elaboración de su propia página bajo el dominio de la nuestra.

.

- Convirtiéndose en un Patrocinador o Benefactor mediante apoyo económico

.

- Solicite informes por el correo de “Contáctenos”,

.

CONTAMOS CON EL APOYO DE

 

 

 

 


.

 

Normalistas de Tunja

NORMALISTAS de Tunja