Buscador

Síganos en


Alto Turmequé


.

Cacique de Turmequé

.


.

 

Usted está en: Temas culturales / Personajes / Diego de Torres y Moyachoque

 

DIEGO DE TORRES Y MOYACHOQUE, CACIQUE DE TURMEQUÉ (2)

..

 

Como “cartógrafo”, tiene el gran mérito de haber elaborado el primer croquis de la Provincia de Santa Fe, “el testimonio gráfico más antiguo de Bogotá, realizado hacia 1578,… un dibujo de Santafé que la muestra rodeada por pequeños poblados, ubicada entre el río Bogotá y el Sol que sale por los llanos. Este mapa, elaborado tan sólo 40 años después de fundada la ciudad (Santafé de Bogotá fue fundada primero en 1538 y oficialmente en 1539), incluye Suesca, Cajicá, Cucunubá, Fusagasugá, Guatavita, Ubaté, Tocaima, Villeta y Zipacón”.3

 

También elaboró un mapa de la Provincia de Tunja “y de sus pueblos y jurisdicción”, para acompañar el memorial de agravios entregado al Rey de España Felipe II.

Canoa del río de la Magdalena


Al pie del mapa, dibujado por el Cacique Don Diego, se lee: “Canoa del río de la Magdalena. En este río había infinidad de indios, todos los han consumido en el cruel boga que de más de cincuenta mil indios no han quedado ningunos"4

 

 

Cuando su padre murió, en 1570, dejó la encomienda de Turmequé al hijo de su primer matrimonio, Don Pedro de Torres, quien además fue nombrado Regidor perpetuo de la ciudad de Tunja. Su trato cruel y abusivo encontró la oposición de su medio hermano, quien se convirtió en el adalid de la causa de la justicia y el respeto a los derechos de los indios de Turmequé y ellos lo proclamaron su benefactor. Cuando murió su tío el Cacique, Diego recibió el Cacicazgo con el beneplácito de los indígenas.

 

Esta defensa le valió que la Real Audiencia lo depusiera de su cacicazgo (1574) y lo condenara a la horca. Se salvó porque logró fugarse e irse a España, (tenía 24 años) en un viaje que duró más de 2 años. Incluso esta Corporación, no habiendo podido obtener su captura, escribió al Rey acusándolo y al propio tiempo pidiéndole que no lo dejara volver al Reino porque "era muy buena lengua y muy buen hombre de a caballo y diestro en las armas y más querido de los indios de lo que convenía".

 

En su primer viaje  las gestiones de don Diego fueron tan eficaces que el Rey envió un Visitador General para el Nuevo Reino y se dispuso además el cambio de personal de la Audiencia de Santafé.

 

No obstante, las intrigas, ambiciones de poder y retaliaciones de la primera autoridad hizo fracasar el intento, lo que motivó un segundo viaje, no sin antes pasar por entradas a la cárcel y amenazas contra su vida. En España fue absuelto de todos los cargos y el Rey le concedió una nueva audiencia ante quien presentó, junto con dos mapas de las Provincias de Tunja y Santafé, el célebre memorial de agravios, sugiriendo soluciones y demostrando una entereza y un valor moral inigualable.

 

Después de un tiempo y de grandes dificultades y penurias, que lo obligan incluso a trabajar en las caballerizas para poder subsistir, obtiene del Rey que se dicten disposiciones a favor de los indígenas, se envíe un Visitador especial (Juan Bautista Monzón), se le restablezca en su cacicazgo y recursos para un regreso decoroso. Otra vez en el Nuevo Reino de Granada (1579), feliz de sus logros, fue recibido con una implacable persecución, sometido a prisión en las mazmorras del Ayuntamiento (1580) de las cuales lo sacaron para que calmara la agitación y la iracundia indígena. Alcanzó a llevar una vida apacible en sus territorios hasta cuando emprendió, por misión del Visitador Monzón desesperado por los obstáculos a su misión, emprender nuevo viaje a España. En cuanto se supo en la Presidencia, se cumplió la orden de arresto cuando iba por Tamalameque y despojado de sus bienes, vuelve a prisión, maniatado y vejado.

 

Repite la fuga (1581), esta vez en una acto espectacular y desconcertante para sus enemigos y pasa dos años escondido en una cueva, asistido por un indígena mudo, escogido así para que no pudiesen saber de él y descubrirlo, pero la sentencia de la Real Audiencia es implacable: “donde quiera que pudiera ser hallado sea prendido y traído a la cárcel… y sea ahorcado de manera que muera naturalmente”. A pesar de que se apela al terror para presionar a la gente a denunciar su escondite, Don Diego termina entregándose voluntariamente ante quien reemplazó al Visitador Monzón, el español Juan Prieto de Orellana, quien le ofrece las garantías y seguridades para que pueda emprender su segundo viaje a España (1583). Allí hace entrega del “Memorial de Agravios”, redactado en 22 capítulos.

 


.

3. RIVADENEIRA, Ricardo, Atlas Histórico de Bogotá, en: Revista Credencial Historia, Edición 133, Enero de 2001, Bogotá, D. C.

.

 4. ROJAS, Ulises, El Cacique de Turmequé y su Época, Biblioteca de Autores Boyacenses, Departamento de Extensión Cultural de Boyacá, Tunja, 1965.

.

 

<< Anterior           Siguiente >>

 

 

PARA COOPERAR CON ESTA WEB

 

 

Su apoyo es muy valioso para que esta publicación tenga continuidad y sea cada día mejor.

.

Usted puede ayudarnos mucho...

.

- Enviando datos e imágenes fidedignas para complementar nuestro contenido.

.

- Agregando el enlace www.boyacacultural.com  o un Banner en su sitio.

.

- Incluyendo nuestro Portal como página de inicio

.

-Contratando la publicidad de su empresa u ofreciendo sus servicios, bien para incluir un enlace a su Web (más económico) o su aviso.

.

- Contratando la elaboración de su propia página bajo el dominio de la nuestra.

.

- Convirtiéndose en un Patrocinador o Benefactor mediante apoyo económico

.

- Solicite informes por el correo de “Contáctenos”,

.

CONTAMOS CON EL APOYO DE

 

 

 

 


.

 

Normalistas de Tunja

NORMALISTAS de Tunja